Ocio agrario es la aplicación práctica del artículo 45 de la Constitución Española, que dice que “todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo”, porque el abandono del campo no beneficia ni a los que vivimos en él ni al que viene a visitarlo esporádicamente.

En las parcelas de Ocio agrario, siguiendo las técnicas de la agricultura ecológica, es el propio cliente el que recibe la formación y es capaz de obtener hortalizas sanas para el autoconsumo. De esta forma, se garantiza la calidad alimentaria de toda la familia, al conocer la procedencia y la historia de cada producto.

Ocio agrario es también una oportunidad de consumir hortalizas ecológicas a un precio completamente razonable, obteniendo los productos más frescos que existen en el mercado, ya que el cliente los cosecha justo antes de su consumo, manteniendo todos los componentes nutricionales intactos.

Es una alternativa de ocio que cumple dos objetivos: por un lado, frenar el abandono del campo, y por otro lado mejorar la calidad de vida de las personas. De esta manera, el Ocio agrario representa una oportunidad de prosperar como sociedad, al recuperar valores como el respeto, la comprensión, la confianza, la paciencia, y posibilita el volver a creer en uno mismo.

En definitiva, es la manera ideal de darle VIDA a nuestra vida. Mejora nuestro estado físico, psíquico y de relaciones humanas, mientras nos alimentamos de manera inmejorable y respetando el medio ambiente para su paso a próximas generaciones.